fbpx

COMO MEJORAR TUS HÁBITOS NUTRICIONALES SIN MORIR EN EL INTENTO

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Ya conoces los problemas más graves de alimentarte mal y sus consecuencias negativas más inmediatas que pueden afectar tu vida.

Ahora es momento de que desaprendas algunas creencias erróneas en torno a la nutrición y aprendas que alimentarte de forma correcta, lejos de ser un suplicio o un gran sacrificio, puede ser algo mucho más fácil, divertido y práctico de lo que crees.

Si quieres desaprender y aprender cosas nuevas, vas a tener que ser lo suficientemente humilde para abrir tu mente y dejar de limitarte con creencias erróneas del tipo:

Paso de estar a dieta, yo no quiero pasar hambre. Además, la vida está para disfrutarla, no quiero hacer sacrificios que la comida es un placer…

Alimentarte correctamente debe ser intuitivo, funcional y práctico. Debes mantener el hábito en el tiempo, y para ello no puedes estar a base de coliflor y pollo nada más. Tienes que aprender a comer, y para ello, te voy a dar algunas pautas básicas para que no te resulte un verdadero quebradero de cabeza:

1. Come las veces que lo necesites

¿Me podrías explicar en 10 segundos el por qué de comer 5 veces al día?

Si tu respuesta es ”porque lo dicen todos”, has perdido. Sin embargo puede que te funcione bien, te mantenga sin ansiedad y tengas buena salud. En ese caso, perfecto.

La realidad es que un gran número de la población (ya se que tu no) acaban comiendo más de la cuenta y ”picoteando” cosas que no deben, porque tienen que hacer las 5 comidas por obligación. Es aquí donde toman el protagonismo los productos light, las marcas ”diet” o ”en linea” o ”fitness” que hacen una fuerte acción de marketing para crearte esa necesidad.

Pocos son los que para almorzar y/o merendar toman alguna fruta o yogur, seamos realistas. Y es que no, no todo vale y es mejor nada, que cualquier cosa.

Por tanto, no te preocupes tanto por cuántas veces comes al día, y adopta estas comidas a tus necesidades, horarios, preferencias y circunstancias.

2. No desayunes por obligación

Al igual que antes, párate 10 segundos y analiza si desayunas por necesidad, placer o ”imposición social”.

Si desayunas por que la sociedad, el marketing o algunas web dicen hay que hacerlo, o si no desfallecerás a media mañana y no tendrás la suficiente energía para afrontar el día, estás equivocado/a.

Por supuesto hay personas que pueden tener hipotensión o cualquier otra circunstancia que le obligue a desayunar para mantenerse enérgicos, pero muchas otras personas, bajo la creencia de que el desayuno es la comida más importante del día y hay que desayunar si o si, acaban comiendo cualquier cosa, ya que siguen pensando que más vale eso que nada.

Pero quédate con esta idea:

No desayunar, es mucho más saludable que desayunar cualquier cosa que pilles

El ayuno controlado te va a otorgar más beneficios que desayunar cualquier cosa. Y es que vuelvo a repetir una vez más, no cualquier cosa vale. Ni cajas de cereales de colores, ni bollería, ni galletitas, por mucho que lo avalen algunos organismos de ”sanidad pública”.

giphy

Ese soy yo, desayunando sin ganas

3. Ve a comprar después de comer

Es muy importante que vayas a comprar a una hora que no tengas hambre, ni posibilidades de que te entren ganas de comer. Para ello, recién desayunado (si tu trabajo te lo permite) o después de comer, puede ser una gran estrategia para comprar solo y únicamente aquello que necesitas, sin dejarte llevar por la gula, la ansiedad y el ansia que provoca tu hambre.

Con hambre en el supermercado no vas a ir directo a las frutas, verduras y hortalizas, ¿lo sabes no? Vas derechito al ”infierno” de los supermercados  A esos sitios con más de 5 líneas de ingredientes, colores marrones, normalmente cremosos y/o crujientes, con una gran cantidad de grasas trans, aceites, azúcar y aditivos.

Esa es la gran realidad a la que te enfrentas si vas a comprar con hambre al supermercado. Piensa al menos si estás dispuesto a luchar en esa guerra.

 ¿Quieres aprender a hacer compras saludables en el supermercado?

4. Dale prioridad a la calidad vs la cantidad

No te obsesiones contando calorías de todo aquello que comes. A la larga te va a suponer más estrés que beneficio.

Por supuesto, las calorías son importantes tenerlas en cuenta para saber aproximadamente la energía que tiene un alimento en concreto, y en caso de que compitas en alguna disciplina deportiva o caso concreto que necesitas una composición corporal muy específica.

Pero si tu objetivo es estar saludable y crear hábitos saludables sostenibles en el tiempo, no cuentes calorías y dale más importancia a la calidad y procedencia de los alimentos que consumes.

Hay alimentos con un valor nutricional espectacularmente alto, que pueden ser más calóricos por cada 100 gramos que otros con un valor nutricional espectacularmente bajo…

Dale prioridad siempre al alimento más saludable, controlando por supuesto las cantidades (véanse los frutos secos).

Es mucho más importante el qué comes y de donde viene, que el cuánto comes 🙂

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by Proof Factor - Increase Conversions With Exit Intent Notifications